Meditación del corazón  «Karunesh»

Estimulado por el ritmo de la música sensible, el cuerpo puede ejecutar fácilmente

un ejercicio de respiración de tres etapas de siete minutos cada una.

Los movimientos van en las cuatro direcciones de norte, sur, este, oeste, re.conectando suavemente la energía del individuo en un círculo cerrado.

Es la unificación de los cuatro elementos de TIERRA, AGUA, FUEGO y AIRE lo que crea un sentimiento armonioso de «SER UNO» para el cuerpo y el alma.

Antes de comenzar la meditación, trata, en silencio de prepararte tu y el entorno.

Asegúrate de que todas las necesidades técnicas para escuchar la música funcionen correctamente para que tu ritmo no se interrumpa más tarde.

La posición básica para todas las partes de la práctica es la siguiente:

De pie en una posición relajada con los ojos abiertos y en un lugar cálido y cómodo.

Coloca ambas manos sobre el chacra del corazón. Siente el ritmo de los latidos de tu corazón y respira de forma relajada.

Entrará energía fresca. Al exhalar, expulsa la energía usada y vieja. Comienza el círculo de dar y recibir.

1. Fase «NORTE»

Exhala con fuerza y, al mismo tiempo, estira el brazo derecho y la pierna derecha hacia adelante y hacia atrás a la posición básica.

Muévete al ritmo de la música. El lado interno de la mano debe mirar hacia afuera, un símbolo de expulsar la vieja energía del cuerpo.

¡Por favor, no camines adelante!

Intenta permanecer en el mismo lugar, arraigado al suelo. Al respirar, regresa el brazo y la pierna a la posición básica.

Ambas manos nuevamente apoyadas en el chacra del corazón. Permanece en posición vertical.

Con la próxima exhalación, haz el mismo movimiento con el brazo izquierdo y la pierna izquierda.

La velocidad de inhalar y exhalar lo marca el ritmo de la música.

Al final de cada fase, la música se vuelve progresivamente más rápida.

Finalmente, cada fase termina con un suave sonido de campana.

2. Fase «ESTE + OESTE»

Nuevamente escucha los primeros cuatro platillos.

Este ejercicio es similar al descrito en la fase 1, pero en lugar de estirar hacia adelante, ahora te estiras hacia los lados.

Cuando comienza la música, primero estira tu brazo derecho y tu pierna derecha hacia la derecha (ESTE) y en la próxima exhalación haces lo mismo pero en el lado izquierdo (OESTE).

Permanece en la posición básica y simplemente gira la parte superior del cuerpo ligeramente en la dirección correspondiente.

3. Fase «SUR»

La fase 3, en principio, es como las fases 1 y 2, solo que en este caso tienes que girar la parte superior de tu cuerpo lo más atrás posible.

Al exhalar, la parte superior del cuerpo, la cara, el brazo derecho y la pierna derecha primero tienen que girar a la derecha y estirarse hacia atrás, mientras que la pierna izquierda permanece de pie mirando hacia el frente, y luego regresa a la posición básica al respirar.

————

Repite el procedimiento pero ahora con el lado izquierdo mientras la pierna derecha permanece de pie mirando hacia el frente.

4. Fase «CÍRCULO»

En esta fase, los 3 ejercicios que se realizaron anteriormente ahora se unen en una secuencia fluida, y aquí es donde llegas al punto más alto de tu meditación energizante.

5. Fase «Templo Interior»

En esta fase, te puedes sentar en postura cómoda y llevar tus manos al corazón. Permítete sentir.

6. Fase final «Cuencos tibetanos»

Después de completar esta meditación, siéntate o recuéstate muy relajado y permite que baje el ritmo del cuerpo con música armoniosa y tranquila. Puedes rendirte a la magia de los sonidos tibetanos y sumergirte en la eternidad del sonido y el silencio.