Meditación dinámica  «Osho»

Esta meditación es una forma intensa, rápida y penetrante de romper con viejos, arraigados hábitos en el cuerpo-mente, que lo mantienen a uno aprisionado en el pasado, y de experimentar la libertad, la contemplación, el silencio y la paz que se ocultan detrás de los muros de esa prisión.

La meditación se tendría que hacer temprano en la mañana, momento en el que, “la totalidad de la naturaleza se vuelve vital, la noche se ha ido, el sol aparece y todo se vuelve conciente y alerta”.

Puedes hacer esta meditación solo, pero, al practicarla inicialmente puede ser de ayuda hacerlo en compañía de otras personas. Se trata de una experiencia individual, así que no te fijes en quienes estén a tu alrededor. Utiliza ropa suelta, cómoda.

La meditación se tiene que practicar con la música específica para OSHO Dynamic Meditation, la cual señala y apoya energéticamente las diferentes fases.

Instrucciones:

La meditación dura una hora y tiene cinco fases. Mantén los ojos cerrados todo el tiempo, utilizando una venda en los ojos si es necesario.

Esta es una meditación en la que tienes que estar permanentemente alerta, consciente, presente, hagas lo que hagas. Permanece como un testigo y, cuando – en la cuarta fase- llegues a estar completamente inactivo, congelado, este estado de alerta llegará a su cima.

I Etapa: 10 minutos

Ojos cerrados. Respiración caótica por la nariz, con énfasis en la exhalación. Que sea total, haciendo que tus pulmones y el pecho se expandan con cada inhalación, sin tensar el cuerpo. Cuerpo relajado especialmente tu cuello y tus hombros. No disminuyas el ritmo.

II Etapa: 10 minutos

CATARSIS… ¡EXPLOSIONA!…suelta el control…. Ayuda a que salga todo lo que necesita ser expulsado.  Enloquécete… Canta, grita, ríe, llora, salta, sacúdete, patea y tírate al suelo. No reprimas nada; mantén a todo tu cuerpo en movimiento. Recuerda ser total con tu cuerpo.

III Etapa: 10 minutos

Relajando tu cuerpo y los brazos levantados, salta gritando el mantra ¡JU! … ¡JU!…  ¡JU!… cayendo en los talones,  el sonido golpeando profundamente en tu centro sexual. Da todo lo que tengas, hasta quedar exhausto.

IV Etapa: 15 minutos

A la voz de ¡STOP! quédate inmóvil donde estás, en cualquier posición que te encuentres.  No acomodes tu cuerpo en ninguna forma. Una tos, un movimiento, cualquier cosa disipará el flujo de tu energía y todo el esfuerzo será desperdiciado.  Presencia todo lo que está sucediendo.

V Etapa: 15 minutos

¡Celebra! Con la música y la danza expresa tu celebración a la Vida  Lleva contigo esta energía de vida por todo el día.